Herencia y oficio

Herencia y oficio

Observando a mi padre, el mejor carpintero que he conocido, aprendí que el trabajo bien hecho era lo único tuyo; no en el sentido de propiedad, sino de pertenencia.